El trato reducirá el coste global del proceso para el Estado y permitirá la implantación de la telefonía móvil de 4G en enero de 2014.